CDF HELMANTICO 4-3 CD EJIDO

 

Capaces de lo peor... y de lo mejor

Parece que nos gusta jugar con fuego. Parece que nos gusta darle ventaja a los rivales. Ayer se repitió la historia de nuevo. Nos retiramos al descanso con un contundente 0-3 en contra. Merecido o no, abultado o no, el caso es que el marcador reflejaba la condena que fallos puntuales hacen ejecutar la pena en forma de goles encajados.

Es cierto que tuvimos ocasiones para, al menos, haber conseguido un par de goles y maquillar el resultado antes de retirarnos al vestuario, pero la falta de concentración y de atención en lo que se habla, convierte cada error cometido en un gol en contra. Demasiado castigo. También puede ser cierto, pero para que la lotería te toque, has de jugar, y nosotros, como he dicho, jugamos con fuego.

No empezamos mal el partido. La primera ocasión clara corrió de nuestra parte. No se convierte y casi a renglón seguido, la primera de los jugadores leoneses se convertiría en el primer gol. Error en la marca, no se acompaña al jugador, no se cierra luego bien su avance y un disparo recio, certero, tenso, pone el o-1.

El segundo tras un error en la cesión al portero. El delantero lo ve, sigue atento la jugada, intercepta el balón y lo demás es fácil. El tercero, falta de intensidad, no corregimos la trayectoria del balón y erramos en el despeje. El rival, prevé el error, no se para, continúa, sabe que se puede fallar. Acierta, coge el balón, y lo demás es fácil. Ahora lo difícil lo tenemos nosotros.

Tras un cambio de impresiones en el vestuario, salimos con la certeza de que si marcamos en los primeros diez minutos, podemos darle la vuelta al marcador. Y así es, Iván de fuerte disparo, aliado con la fortuna del roce del balón en un contrario, recorta distancias.

Nos lo creemos. Seguimos generando ocasiones pero no entran. También el Ejido dispone de alguna, ahora más por méritos suyos que por deméritos nuestros. Aparece la figura de Mario para interceptar dos disparos con marchamo de gol. Poco después Ivan de nuevo, a la salida de un córner, remacha de cabeza el balón a las mallas. 2-3.

Estamos cerca, seguimos asediando la portería rival. Somos conscientes de que la remontada se puede conseguir. Así en el minuto 84, Rodri, de fuerte disparo raso, logra el empate. Se consiguió. Ahora cabeza, pero a la vez riesgo. Podemos ganar y también en un despiste podemos perder.En el descuento, se consigue lo que pocos se podían imaginar. Dieguito marca el cuarto. Pitido del árbitro. No hay tiempo para más. Se logró.

Se de lo que somos capaces, sé que con el mono de trabajo somos un equipo muy complicado de batir, sé que somos capaces de lo mejor…y de lo peor cuando no ponemos toda la carne en el asador. Que esto nos sirva para darnos cuenta de lo que podemos hacer jugando así desde el minuto 1.-

Al Ejido felicitarle por el gran partido realizado por sus jugadores, por su comportamiento y por querer siempre jugar el partido compitiendo para ganarlo y no para no perderlo. Gracias y mucha suerte en la temporada.-

A nuestros jugadores, mi más sincera enhorabuena, acabando como empecé la crónica anterior: “No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”.-

Volver