CD UNIONISTAS 3-0 CDF HELMANTICO

Cuanto puede costar escribir la crónica de un encuentro en la que uno es parte del mismo para no desviarse de la objetividad con la que ha de hacerse. Ayer el equipo sólo fue inferior en el resultado.

Tan adverso que todo lo que ahora pueda decirse, si uno no estuvo presente, carecería de credibilidad y únicamente parecería una justificación piadosa a una derrota tan cruel como abultada. La seriedad , la actitud, la ejecución por parte de los chicos del planteamiento del partido, la ilusión y el juego desarrollado fueron avales más que suficiente como para haber conseguido algo más.- No fue así y a la decepción del resultado ha de anteponerse lo visto sobre el verde rectángulo.-

Ayer conseguimos maniatar a los jugadores blanquinegros, los cuales no eran capaces de sacar el balón jugado claramente, teniendo, en muchas ocasiones que recurrir al balón largo que, en la mayoría de las ocasiones, terminaba muriendo en manos de Mario o de nuestra defensa. La presión ejercida sobre los jugadores locales nublaba sus ideas y las pérdidas de balón se sucedían unas tras otras. Unas veces con balones fuera del campo y otras con robos muy peligrosos que no fueron aprovechados por nuestros delanteros Tan sólo una ocasión por parte del equipo local, cuando Alejo, tras saque de falta de Motos, remató de cabeza saliendo rozando el poste izquierdo de meta visitante.

Por nuestra parte varias, siendo quizás las más clara la que se produjo cuando Rodri por enésima vez, roba una balón a la defensa Unionista, centrando a Dieguito, que dispara cruzado perdiéndose el balón por línea de meta.

La segunda parte sigue con la misma tónica de la primera pero seguimos sin materializar las oportunidades que creamos. Y esto se paga. Minuto 60 aproximadamente, y Motos en una bonita jugada personal dispara a la cruceta, el rebote cae en manos del tri-goleador del partido y marca. ¿Justo, injusto? Es fútbol

Aún así continuamos, sabedores que podemos empatar en cualquier momento, pero nada de eso ocurrirá. Tras varias ocasiones marradas, otro mazazo. Segunda llegada, segundo gol. A la desesperada tratamos de recortar distancias, de buscar un premio que se nos está negando desde el principio, pero…, en la tercera aproximación de los jugadores Unionistas, se produce una falta al borde del área. Tres cero y a casa.

Buena imagen la ofrecida por nuestros jugadores y por ello la derrota es menos derrota. En estos tiempos, las victorias morales no cuentan, o al menos no para todos. Para mí el progreso de los jugadores está presente y desde aquí les reitero mis felicitaciones.-

A unionistas, desearle suerte y darles las gracias por el trato recibido.