REAL MONTERREY 2-6 CDF HELMANTICO

“Espaldarazo anímico y sufrida victoria”

Nadie dijo que ganar fuera fácil. Con esa premisa nos presentamos en la soleada mañana del sábado en el estadio Reina Sofía para disputar tres nuevos puntos y, además, se nos presentaba la posibilidad de encadenar dos triunfos y recuperar sensaciones después del “extraño” partido de la semana pasada ante Chamberí.

A pesar de tener claro en nuestra cabeza cómo debíamos plantear el partido (ser un equipo muy homogéneo, con las líneas juntitas, que mantuviera posesión y tuviera paciencia en tanto en fase ofensiva como defensiva), el comienzo del partido no fue el esperado.

Nuestro rival tapaba muy bien los pasillos centrales, robaba y buscaba rápidamente balones interiores a la espalda de nuestra línea defensiva, que se sentía demasiado desguarnecida ante la ausencia de repliegue del resto de líneas.

Así llegaría el 1-0, a los 5 minutos, tras una buena definición de Héctor Sánchez. Sin embargo, el gol no serviría para que el equipo de pistacho reaccionara, continuando, en consecuencia, las ocasiones de Monterrey durante buena parte del primer período. El gol de Marcos, en el minuto 14, tras un primer remate a la madera, sirvió para asentarnos y, de manera progresiva, empezar a aglutinar más balón y a generar un mayor número de ocasiones, sin que estas fueran materializadas. Así se llegó al descanso, con mucho margen de mejora, ante un rival que había sido superior pero que no supo convertir las ocasiones.

El paso por vestuarios nos sentó bien. Nos dimos cuenta de la necesidad de ganar el partido por los pasillos laterales, dando una mayor amplitud y transitando, sin prisa, de un lado a otro el balón hasta encontrar el camino que nos llevara al gol, obra de Adrián Hernández, en el minuto 41 de partido.

La alegría sólo duró un minuto. Un balón a nuestra espalda fue bien convertido por Miguel González. El único error de la segunda parte, que, por suerte, sólo un minuto después fue enmendado por Marcos, con un gran zurdazo. Este 2-3 definitivamente asentó al equipo, que ofreció sus mejores minutos del partido, rubricados con los goles de, nuevamente, Adrián Hernández, Darío y Santi.

Tres puntos, mejora de sensaciones y moral intacta para seguir en nuestra línea de trabajo ascendente. SIGAMOS CRECIENDO.

Volver